• The Heritage Network
    • Ampliar:
    • A
    • A
    • A
  • Donar
  • Tres cosas para que el 15 de abril sea menos doloroso


    taxes
    Ayer nos comentaron Uds. lo que piensan que debería estar haciendo Washington y más de uno nos indicó que abordar nuestros terribles impuestos.

    El representante Dave Camp (R-MI) lanzó ayer un plan de reforma tributaria que esperamos que dé un giro al debate hacia algo que beneficiaría a todos los americanos. Como comentó el economista jefe de la Fundación Heritage, Stephen Moore, “Los establos del código fiscal de Washington no se han limpiado a fondo desde 1986”. Y así se demuestra cada año.

    Aquí tiene tres aspectos que el Congreso debería incluir en la reforma fiscal, de modo que todos podamos temer un poco menos al 15 de abril.

    1. Reducir los tipos impositivos

     

    Es la forma más obvia de dar una alegría cada año a todos los ciudadanos: reducir los tipos impositivos para personas y empresas. El presidente Obama habla a menudo de cerrar las “brechas” fiscales, pero lo que en realidad quiere decir es subir los impuestos. Camp afirma que “Si se cierran esas brechas, los americanos se deberían beneficiar mediante unos tipos reducidos”.

    Y para aquellos interesados en exprimir a los ricos: no se preocupen, siempre pagarán más impuestos. Como observa Moore, “las pruebas históricas demuestran que unos tipos impositivos reducidos normalmente se asocian a una recaudación tributaria general más elevada y con más impuestos a pagar por parte de los ricos”.

    2. Simplificar, simplificar, simplificar

    ¿A cuánto papeleo se está enfrentando este año fiscal? Desde luego que el infame Formulario 1040 sólo consta de dos páginas, pero las instrucciones generales para cumplimentarlo suman 104 páginas.

    Uno de nuestros lectores nos remitió ayer esta idea: “Simplifiquen los impuestos. NADIE los entiende (incluido mi contador público autorizado)”.

    ¿Qué le parecería si pudiera enviar simplemente un correo electrónico al IRS?

    Esa es la idea que hay detrás del Nuevo Impuesto Único que ha sugerido la Fundación Heritage. Los expertos de la Fundación Heritage han explicado que si éste estuviera en vigor, “Los contribuyentes americanos pagarían un tipo impositivo único y sencillo, cercano al 28%”. Éste reemplazaría a todos los impuestos federales a los ingresos, así como al impuesto a la muerte y los impuestos sobre la nómina.

    ¿Cómo podría alguien estar en contra de un sistema más sencillo? Pues bien, si Ud. ha utilizado alguna vez algún programa informático como Turbo Tax o ha tenido que llamar a un contador o abogado para su declaración de impuestos… apenas ha vislumbrado cuánta gente se gana la vida con el laberinto que suponen las reglas tributarias.

    Camp indica que el código tributario debería ser más simple “para que cualquier familia pueda pagar sus propios impuestos de manera confidencial, sin temer una auditoría ni preguntarse si otra persona que se puede permitir un contador más caro está consiguiendo mejores resultados fiscales”.

    3. Seamos claros

    El economista y escritor Walter Williams dijo una vez que la visión que tienen los americanos de los impuestos cambiaría radicalmente si cada persona tuviera que llevar a toda su familia hasta una oficina del gobierno y pagar allí sus impuestos en efectivo mientras sus hijos lo contemplan.

    “Debido a las retenciones fiscales sobre los ingresos y la nómina y a los costos ocultos de los impuestos especiales y de sociedades, la mayoría de los americanos tiene poca idea de cuánto está pagando para financiar el gigantesco gobierno federal”, indica el experto de la Fundación Heritage Curtis Dubay.

    La reforma fiscal debería hacer que el sistema fuera más transparente (y simplificar los pagos ayudaría mucho en ese sentido). La gente debería poder decir cuántas veces está siendo gravada y por qué.

    Dubay les recuerda a los legisladores que “La reforma fiscal no es un medio para que el Congreso saque más dinero de los ingresos que con tanto esfuerzo obtienen los contribuyentes”. Su objetivo es impulsar la economía, y eso implica empleos, salarios y ahorros para la jubilación. De hecho, este debería ser un movimiento que contase con el respaldo de todos los americanos.

     

    La versión en inglés de este artículo está en Heritage.org. 

     

    Posted in Actualidad, Adminstración Obama, Análisis, Economía, Estudios, Gobierno de Estados Unidos, Impuestos, Opinión, Sociedad civil